Good things happen when you narrow your focus
Welcome to Conference

Write us on info@evently.com

Síguenos

Ser signos de esperanza valiente

Bryan N. Massingale, S.T.D.
5 de mayo de 2022

Fragmento de su intervención durante el 46.º Capítulo General.

Esperanza

Nuestra tradición de fe tiene una valiosa comprensión de la esperanza que hay que recuperar. La esperanza es esa orientación interior del espíritu humano que le sostiene a uno en la búsqueda de un futuro no garantizado frente a formidables obstáculos.7 La esperanza nos mantiene en movimiento hacia el futuro cuando todo lo que podemos ver y experimentar son los severos desafíos para su realización.

Pero hay que tener cuidado. «Esperanza» no es lo mismo que «optimismo». La esperanza no es una creencia en el éxito inevitable. Al fin y al cabo, si el éxito está garantizado, no hay que tener esperanza en él. Como dice el ensayista y ex presidente checo Vaclav Havel, la esperanza «no es la convicción de que algo saldrá bien, sino la certeza de que algo tiene sentido, independientemente de cómo resulte»

Por decirlo de otro modo: El optimismo es la mentalidad de que el bien siempre triunfa sobre el mal, y más pronto que tarde. Los optimistas creen que las victorias son de bajo coste. Optimismo cree en las soluciones rápidas, las victorias fáciles y los finales felices.

La esperanza es muy diferente. La esperanza cree que el bien acaba prevaleciendo sobre el mal… pero no siempre. La victoria final suele tener un coste terrible; muchos de los justos pagarán un precio muy alto. Este tipo de esperanza se expresa en las palabras de Arthur Falls, un activista afroamericano por los derechos civiles y miembro del Trabajador Católico de Chicago en los años sesenta que, cuando le preguntaron qué le daba esperanza en la lucha por la justicia, respondió «Cuando trabajas por la justicia, no siempre pierdes».

No siempre se pierde. Esa es la esperanza cristiana. La esperanza cristiana se basa en la resurrección. La resurrección no fue el rescate de última hora de Jesús; no es una escapada por los pelos de la muerte o un roce con la tragedia. Jesús murió. Y punto. El bien no prevaleció el Viernes Santo. La resurrección trata de lo que Dios puede sacar de la tragedia, el fracaso y la muerte.

La esperanza nos sostiene en el morir necesario para resucitar. Un capítulo general marca un nuevo momento en la vida de los hermanos. Pero para responder a la convocatoria de ir a nuevos lugares, para responder al encargo hecho a Pedro en el evangelio del domingo pasado «de que otro os lleve a donde no queréis ir» (Juan 21), se necesita esperanza. Hay un riesgo en ir a la periferia. Hay un riesgo en crear nuevas estructuras, nuevas formas de vivir y pensar. Hay que renunciar a lo anterior. La esperanza de la resurrección nos sostiene donde el optimismo fácil nos falla. La esperanza de resurrección nos permite arriesgarnos a una nueva comprensión de la vida religiosa sabiendo que el fracaso humano no es el final, sino el preludio de posibilidades que van más allá de nuestra capacidad de sueño. La resurrección es la base de nuestra esperanza.

La esperanza viene de darse cuenta de que somos parte de una «carrera de relevos», parte de la tradición de los buscadores de justicia. No eres más que una parte de una cadena de Hermanos, una tradición que comenzó hace más de 340 años. Heredáis el testigo de los que os han precedido. Nosotros hacemos nuestra parte, corriendo nuestra etapa de la carrera, por así decirlo, haciendo nuestra contribución, y nada más. Puede que no crucemos la línea de meta. Lo más probable es que no seamos los corredores que rompan la cinta. Puede que no veamos el futuro que anhelamos y por el que actuamos. Y, sin embargo, actuamos ahora por el bien de los que corrieron antes que nosotros y por los que vendrán después. Corremos nuestra etapa de la carrera; hacemos nuestra parte; y luego confiamos en los que vendrán después. Eso es la esperanza.

Escucha la conferencia completa en Spotify: PRONTO

Lee la conferencia completa aquí: (ES) P. Bryan Massingale-Ser signos de esperanza valiente